15 cosas que debemos saber al solicitar un crédito

En los tiempos en que vivimos la idea de conseguir un crédito no siempre es tan simple como parece, cada día las entidades ponen más problemas a la hora de la solicitud, sobre todo se preguntan  si eres un buen pagador y si tienes compromiso a la hora de devolverlo. Asimismo, desde que las entidades bancarias del país decidieron cortar con toda línea excesiva de crédito al público, otro problema añadido para que  cada vez sea más difícil hacernos de dinero.

Para poder combatir esta necesidad de financiación, aparecieron empresas que conceden préstamos rápidamente y sin tantos formalismos. En este sentido, buscando regular este renovado mercado, el Gobierno lanzó la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo, donde se indican los datos debe facilitar el banco al consumidor por Ley antes de firmar el contrato.

A la hora de solicitar un crédito debemos plantearnos unas cuestiones importantes:

  • ¿Cuánto dinero queremos pedir prestado y por cuánto tiempo? Ya que a veces podemos caer en el error de pedir más dinero de lo que realmente necesitamos, y debemos saber que cuanto antes acabemos con la deuda, menos intereses deberemos pagar.
  • ¿Es dueño de una propiedad? Si tenemos una propiedad para usarla de aval, nos será más fácil que nos concedan el crédito.
  • ¿Seguro que puede cumplir con los pagos? Hay que saber si podemos hacernos cargo de los pagos que cada mes nos irán pasando la entidad solicitada, saber si podemos enfrentarnos a este gasto.
  • ¿Cuál es su historial de crédito? Si he sido un buen pagador en el pasado, esto nos será un apoyo a la hora de solicitar un nuevo crédito.
  • ¿Es probable devolver el préstamo antes de tiempo?Saber si podemos devolver el crédito antes de lo pactado, ya que puede entrarnos un dinero extra y querer terminar con esta deuda lo antes posible.

¿Qué debemos saber a la hora de solicitar un crédito?

creditoAquí tenéis 15 cosas  importantes que debemos verificar a la hora de solicitar un crédito:

  • Tipo de crédito. Debemos mirar si se trata de un préstamo personal, una línea de crédito, un préstamo o adelanto con tarjeta de crédito
  • Identidad y domicilio social del prestamista. ¿A quién y dónde reclamaremos si algo no deseado ocurre?
  • El importe total del crédito. Es importante siempre saber cuánto se deberá devolver, para que no intenten timarnos.
  • La duración del contrato de crédito. Lógicamente, este punto va de la mano con el anterior, porque gracias a conocer la duración y el monto podremos calcular la cantidad de cuotas, y si tenemos la TAE, el monto de cada una.
  • La tasa anual equivalente o bien conocida como la TAE y el importe total adeudado por el consumidor. Lo más importante es pedir que nos otorguen un cuadro de marcha del préstamo.
  • El importe, el número y la periodicidad de los pagos que deberá efectuar el consumidor
  • Todo tipo de gastos de mantenimiento o comisiones
  • Existencia de costes adeudados al notario por el consumidor al suscribir el contrato de crédito.
  • El tipo de interés de demora. Estos son los que se pagan si no llegamos a cubrir las cuotas en tiempo y forma.
  • Una advertencia sobre las consecuencias en caso de impago
  • Garantías exigidas. En caso de ser necesarias como en los créditos hipotecarios o con aval. Normalmente en los personales de bajo monto no son exigidas.
  • La existencia o ausencia de derecho de desistimiento
  • Derecho de reembolso anticipado
  • Derecho de ser informado de forma inmediata y gratuita del resultado de la consulta de una base de datos para la evaluación de su solvencia
  • El derecho del consumidor a recibir gratuitamente, previa solicitud, unacopia del proyecto del contrato de crédito, salvo que en el momento de la solicitud el prestamista no esté dispuesto a celebrar el contrato de crédito con el consumidor.
Publicidad

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *